Join Us!
We will contact you shortly
?

Inmunidad colectiva - una vacuna para todos los fraudes en las telecomunicaciones

  • »
  • »
Diferentes tipos de esquemas de fraude golpean a los operadores de telecomunicaciones y otras empresas todos los días y causan miles de millones de dólares en pérdidas financieras cada año. Esta abrumadora amenaza ha llevado a los operadores y reguladores nacionales a intentar establecer nuevos protocolos para detectar y prevenir el fraude en las telecomunicaciones. Si bien tienen éxito en algunos casos, hay mucho dinero en juego y los estafadores siempre encuentran una manera de evolucionar, escabullirse por las grietas de la fragmentada industria de las telecomunicaciones y escapar con ganancias.

La palabra clave aquí es "fragmentada". Este es el tema clave en la lucha contra el fraude en las telecomunicaciones.

Cualquier intento de eliminar el fraude en las telecomunicaciones debe abordarse como si fuese una vacuna para una pandemia viral, uniendo a los operadores en una comunidad con "inmunidad colectiva" contra el fraude.

Si bien eso suena genial, ¿qué significa exactamente en el contexto de las empresas de telecomunicaciones? Es justamente esto lo que vamos a discutir en este artículo.

Prevención tradicional contra el fraude en las telecomunicaciones: el enfoque individual conduce a enormes pérdidas

El fraude de telecomunicaciones ha existido desde el comienzo de las telecomunicaciones. Si bien la tecnología ha evolucionado para detener la mayor parte del fraude a lo largo de los años, no hemos podido detenerlo por completo.

Incluso si solamente un pequeño porcentaje del total de ataques de fraude tiene éxito, aún se generan miles de millones de dólares en pérdidas cada año para los operadores y otras empresas de todo el mundo.

Estos esquemas de fraude tienen algunos de los siguientes nombres, aunque esta lista no está completa:

Y muchos más.

La CFCA ha recopilado datos que indican que cada uno de estos esquemas, por sí solo, causa miles de millones de dólares en pérdidas de ingresos para las empresas de telecomunicaciones cada año:

  • 5 mil millones de dólares en pérdidas causadas por IRSF cada año
  • 4.000 millones de dólares provocados por el Call Stretching y el Short Stopping
  • 3.6 mil millones de dólares causados por el hackeo de PBX
  • 2.700 millones de dólares provocados por la Interconexión Bypass
  • 2 mil millones de dólares causados por CLI Spoofing
  • 900 millones de dólares provocados por las Robocalls
Estos son números asombrosos, pero, además, ilustran la importancia de innovar constantemente en las tecnologías existentes de prevención del fraude para estar siempre por delante de los estafadores.

Incluso si los estafadores ocupan solamente un pequeño lugar en nuestro mercado, esto genera miles de millones de dólares en pérdidas. Se estima que la mayoría de las empresas pierden alrededor del 5% de sus ingresos anuales debido al fraude. Si bien esto puede no parecer demasiado intimidante, el 5% de los ingresos anuales puede equivaler a millones de dólares en pérdidas.

En resumen, hemos recorrido un largo camino en la lucha contra el fraude en las telecomunicaciones, pero la naturaleza fragmentada de los procesos de telecomunicaciones, siempre ha hecho que sea casi imposible detener definitivamente este problema.

Hoy en día el fraude en las telecomunicaciones continúa mostrándose en la misma escala representada por los números de la CFCA anteriormente mencionados.

Sin embargo, al unir a los proveedores de telecomunicaciones de todo el mundo y establecer una "inmunidad colectiva" contra el fraude, esta situación puede cambiar.

Esta idea surgió cuando el equipo detrás de AB Handshake se propuso encontrar una manera de detener definitivamente el fraude en las telecomunicaciones en todo el mundo. Algunas piezas faltaban en los sistemas tradicionales de gestión del fraude que dejaban huecos que eran aprovechados por los estafadores. Al buscar una forma de "tapar" estos agujeros, surgió una solución.

El resultado es un sistema que logra la "inmunidad colectiva" al fraude, similar a la forma en que una vacuna establece la inmunidad colectiva entre las poblaciones a las pandemias virales.

Para comprender mejor por qué y cómo funciona esta solución de "inmunidad colectiva", es mejor comprender la interconexión de una llamada entre operadores y por qué es tan vulnerable.

Echemos un vistazo.

Muchas piezas móviles - muchas oportunidades para los estafadores de telecomunicaciones

La naturaleza fragmentada de la industria de las telecomunicaciones es la razón principal por la que siempre ha habido oportunidades para que los estafadores se aprovechen de los servicios de telecomunicaciones.

Las diferentes regiones del mundo tienen diferentes regulaciones; sin embargo, lo que es más importante, los servicios de telecomunicaciones suelen ser prestados por más de un operador de red. Una sola llamada de voz puede originarse en una red celular específica y terminar en otra red de línea fija, que involucra a un proveedor separado. Este es un ejemplo simple.

Un escenario más complejo puede comenzar desde un teléfono móvil en un país en particular. Luego, viajar por el mundo a través de una red de larga distancia o varias redes proporcionadas por otros operadores de telecomunicaciones antes de terminar en otra red móvil.

Estas interconexiones entre múltiples operadores crean enormes oportunidades para que los estafadores se integren en la cadena de llamadas y abusen del servicio para obtener ganancias.

Los miembros de la comunidad de las telecomunicaciones han desarrollado sistemas de gestión para mitigar el fraude, pero siempre han adoptado un enfoque individual.

Si no hay un enfoque claro de conectar a todos los operadores en una comunidad de validación cruzada, siempre habrá oportunidades para que los estafadores tengan éxito. Discutiremos el concepto de validación cruzada más adelante.

Por ahora, echemos un vistazo rápido a los sistemas tradicionales de gestión del fraude para comprender las deficiencias del enfoque individual.

Soluciones tradicionales de lucha contra el fraude

Los sistemas de gestión de fraudes se han desarrollado a lo largo de los años para mitigar los ataques de fraude, pero solo han podido detener algunos de ellos, no todos.

Las deficiencias de los sistemas tradicionales de gestión del fraude se encuentran en dos áreas claves:

  • Los operadores pueden solamente monitorear la actividad en sus redes, pero no las redes de sus socios
  • Falta de comunicación entre operadores
Veamos cada uno de estos componentes en detalle.

Alcance limitado y enfoque reactivo

Los operadores han invertido en sistemas para identificar y mitigar el fraude. Sin embargo, su capacidad está limitada para monitorear solamente la actividad que ocurre en la propia red del operador.

Además, los sistemas tradicionales ofrecen solo un enfoque reactivo para identificar y detener el fraude. Utilizan sus propios datos y analizan el trayecto de una llamada solo cuando tiene lugar en sus propias redes.

En resumen, los operadores pueden identificar manipulaciones en su red pero no son conscientes de lo que sucede en las redes de sus socios. Además, solo pueden detectar el fraude después de que ha ocurrido y ajustar la configuración de su sistema en consecuencia con la esperanza de prevenir ataques similares en el futuro.

Falta de comunicación entre operadores

También es importante tener en cuenta que el fraude no es solo una cuestión de pérdidas financieras. También causa daños a la reputación de los operadores y las marcas a las que sirven, generando así una desconfianza entre los mismos.

En respuesta, los operadores individuales han establecido e implementado varios sistemas de gestión de fraude que son incompatibles con los de otros operadores. Esto agrava aún más el problema.

Sin esa compatibilidad entre los sistemas de gestión de fraude, los operadores no tienen forma de interconectar la información relacionada con el fraude entre sí.

Esta ha sido la naturaleza de las soluciones contra el fraude durante décadas. Como tal, nunca ha existido una solución de gestión de fraude que pueda eliminar por completo la amenaza del fraude en las telecomunicaciones.

Sin embargo, ahora existe una tecnología que aborda todos los problemas mencionados anteriormente. Lo que hace que sea un momento emocionante para ser parte de la industria de las telecomunicaciones.

"Inmunidad colectiva": la respuesta para detener el fraude en las telecomunicaciones

El equipo de AB Handshake ha sido muy consciente de estos problemas y ha estado desarrollando una solución, entre bastidores, durante años. Al abordar los problemas anteriores, este equipo creó una solución que une a los operadores y previene definitivamente el fraude con una garantía del 100% y sin falsos positivos.

El éxito de su solución radica en la tecnología que une a los operadores en una comunidad completamente libre de fraude. El concepto es similar a la "inmunidad colectiva" establecida por las vacunas para combatir una pandemia viral.

La idea básica es que los operadores necesitan tener una forma de comunicar los detalles de las llamadas mientras están ocurriendo, para validar la información y detectar incluso formas diminutas de manipulación.

Cuando los operadores pueden colaborar y realizar una validación cruzada de los detalles de las llamadas a medida que ocurren en tiempo real, pueden ver el alcance total de los ataques de fraude en cualquier llamada de un extremo a otro.

No solo pueden detectar cualquier manipulación en una llamada, sino que también pueden bloquear ataques en tiempo real incluso antes de que se conecten las llamadas.

Esto permite a los operadores de telecomunicaciones pasar de un enfoque reactivo a cooperar de manera proactiva para validar las llamadas en tiempo real entre muchos operadores y detener el fraude antes de que ocurra.

En otras palabras, la comunidad de las telecomunicaciones ahora puede pasar de estar fragmentada, con una falta de comunicación, a estar unida y completamente aislada a la influencia externa.

A continuación podemos ver cómo funciona esta solución.

AB Handshake, ¿cómo funciona?

Así es como funciona la solución AB Handshake:

  1. Cuando se inicia una llamada entrante o saliente, los detalles de la misma se envían inmediatamente a un registro de llamadas.
  2. El registro de llamadas utiliza una tecnología especial para enviar simultáneamente una solicitud de validación a la red de terminación, que siempre llega allí antes de la llamada real.
  3. Los detalles de la llamada luego se someten a una validación cruzada de ambas redes para detectar incluso las formas más leves de manipulación.
Los operadores dentro de la comunidad AB Handshake pueden realizar una validación cruzada de los detalles de las llamadas entrantes y salientes en tiempo real antes de que se conecte la llamada. Esto les permite detectar todas las formas de manipulación y detener el 100% de los ataques de fraude antes de que ocurran, sin falsos positivos.

El resultado es una comunidad de operadores que trabajan en un ecosistema 100% libre de fraudes y con total inmunidad.

Cada miembro adicional de la comunidad AB Handshake fortalece el ecosistema y permite la validación de más y más tráfico (similar a miembros adicionales de una población que se vacunan y fortalecen la inmunidad global a un virus).

La belleza de esta solución radica en su simplicidad y su asequibilidad. Si tiene curiosidad sobre cómo se implementa una solución de este tipo en la red global de operadores de telecomunicaciones, nos complace informarle que es muy simple.

Veamos cómo puede lograr la tal "inmunidad colectiva" y los costos asociados.

Integración, ¿AB Handshake puede funcionar con mi sistema?

El objetivo de AB Handshake es establecer una comunidad global de operadores de telecomunicaciones libre de fraudes.

Para hacer realidad esta visión, entendemos que cualquier solución que creamos no solo tiene que ser eficaz, sino también asequible y compatible con la configuración predeterminada del sistema de cualquier operador. Caso contrario, la solución no podría adaptarse a una escala significativa.

La solución AB Handshake es compatible con redes IP y TDM. Por lo tanto, todo tipo de operador puede utilizar el sistema. Este es otro tipo de enfoque para la industria de las telecomunicaciones, ya que todas las soluciones tradicionales de gestión del fraude siempre han sido sistemas específicos de red.

AB Handshake está incorporando continuamente nuevos operadores a su ecosistema. Para atraer a los operadores, se ofrece integración sin necesidad de gasto de capital inicial y, al mismo tiempo, se minimizan las complicaciones de la integración.

Tradicionalmente la integración de un sistema de gestión de fraudes lleva tiempo, lo que supone un coste en términos de horas invertidas. AB Handshake puede tardar tan solo una semana en integrarse, lo que permite reducir los costos de integración.

Unirse al ecosistema es un proceso sencillo. Los operadores pueden instalar el software AB Handshake en un servidor dedicado con la ayuda de nuestros especialistas en incorporación y la solución puede estar lista y funcionando en una semana.

Una vez la solución se conecta a su equipo de red actual, el sistema queda listo para usarse. Los operadores pueden personalizar sus propias reglas de política de seguridad para el tráfico de voz entrante y saliente.

Además, en cuanto esté en funcionamiento en su sistema local, se puede monitorear todo el proceso de validación a través de una interfaz en línea que brinda transparencia y permite a los operadores ver exactamente lo que está sucediendo dentro del sistema.

La interfaz también le brinda las capacidades de registro y exportación necesarias para enriquecer la información procesada dentro de su sistema existente de gestión de fraude.

En resumen, la integración lleva en promedio una semana y la solución es compatible con la configuración actual del sistema de cualquier operador.

Ahora, puede que usted se esté preguntando cuánto cuesta esta solución a largo plazo. Este es un factor importante para cualquier operador, grande o pequeño. Como mencionamos anteriormente, durante el desarrollo, el equipo detrás de AB Handshake se aseguró de que el sistema fuera asequible para todos los operadores de todo el mundo.

¿Cuánto cuesta?

AB Handshake entiende que una solución de prevención del fraude no debería costar más que las pérdidas potenciales incurridas por el mismo. Esto es lo que les cuesta a los operadores integrarse.

AB Handshake genera ingresos al cobrar por las llamadas validadas. Cuando un nuevo operador sube a bordo, se comienza a validar una parte de su tráfico.

Por ejemplo, si un operador tiene 20 conexiones con diferentes operadores y 10 de ellos son miembros del ecosistema AB Handshake, la solución comienza a validar todo el tráfico entre estos miembros.

A los operadores se les cobra por cada llamada validada porque aquí es donde reside el valor de este servicio. A medida que se validan más llamadas, se producen menos fraudes.

El sistema AB Handshake cobra específicamente por cada intento de llamada validada. Esto también incluye llamadas en las que no se detecta manipulación. Esto se debe a que la información sobre una llamada libre de fraude también es valiosa.

Para el equipo detrás de AB Handshake es importante señalar que el costo de nuestra solución no es excesivo.

Al incorporarse a AB Handshake, identificamos una opción de integración ideal para su red específica, teniendo en cuenta que el sistema de cada operador de red es único.

La "inmunidad colectiva" es la clave para establecer una comunidad libre de fraudes en las telecomunicaciones. Sin embargo, cualquier proyecto de esta escala debe ser asequible. El modelo de pago a medida que crece de AB Handshake hace posible que cualquier operador de cualquier parte del mundo se una a nuestro ecosistema interconectado libre de fraude.

Palabras finales

La "inmunidad colectiva" es el arma más poderosa que tiene la industria de las telecomunicaciones para detener el fraude. Además, cumple con nuestro objetivo: detener el 100% del fraude de telecomunicaciones en todo el tráfico entre cada miembro del ecosistema.

Cuanto más crece la comunidad, más gana cada miembro. El valor de la solución AB Handshake aumenta a medida que nuevos miembros se unen a la comunidad, ya que esto permite validar una mayor cantidad de tráfico de operadores en todo el mundo.

A medida que se valida más y más tráfico entrante y saliente, también se sigue formando una 'inmunidad' global que deja sin lugar a los estafadores. Esto permite resolver definitivamente el problema del fraude en las telecomunicaciones.

Con una inmunidad colectiva finalmente podemos eliminar los miles de millones de dólares en pérdidas financieras y las pérdidas irreparables de reputación que enfrentan las empresas de telecomunicaciones cada año como resultado del fraude en las telecomunicaciones.

Hoy en día el ecosistema AB Handshake tiene más de 200 operadores en varias etapas de integración, desde la negociación hasta la firma del contrato y la incorporación.

También estamos incorporando activamente proveedores de varias partes del mundo. Además, nuestro sistema ya valida el tráfico a una escala global.

Si desea obtener más información sobre AB Handshake y la "inmunidad colectiva" al fraude, haga clic aquí.

Si está interesado en unirse a la comunidad para detener definitivamente los ataques a su red, no dude en contactarnos aquí y uno de nuestros especialistas se pondrá en contacto con usted lo más pronto posible.

Lo estaremos esperando.