Join Us!
We will contact you shortly
?

¿Cómo han cambiado los patrones del fraude en medio de covid-19?

  • »
  • »
fraud patterns covid 19 ab handshake
En tiempos de COVID-19 las empresas se han vuelto más dependientes de los servicios de telecomunicaciones, ya que sus empleados y otros procesos operan de forma remota. La cantidad de tráfico a call centers ha aumentado y la cantidad del personal se ha reducido. Los consumidores se enfrentan a nuevas amenazas y nuevos miedos. Todos estos factores han presentado múltiples oportunidades para que los estafadores ataquen.

El Global Leaders Forum (GLF) y Delta Partners Group recientemente encuestaron a ejecutivos de los principales operadores de todo el mundo sobre los efectos de COVID-19 en sus operaciones. Se encontró lo siguiente:

En general, a medida del constante aumento del volumen del tráfico en las telecomunicaciones, las tácticas de los estafadores han evolucionado y se han vuelto más sofisticadas a lo largo de los años.

Además, la cantidad de ataques de fraude en ciertos flujos de tráfico, como tráfico de voz internacional, ha aumentado notablemente en volumen debido a COVID-19.

A forma de resumen:

A medida que aumenta la cantidad de tráfico, también aumenta el número de ataques de fraude. Esta tendencia se ha visto agravada por la pandemia de COVID-19.

También es importante tener en cuenta que a medida que las personas enfrentan dificultades económicas y pierden trabajos o sus ingresos caen, las tasas de delincuencia a menudo aumentan.

Dicho esto, se podría argumentar que las dificultades económicas provocadas por la pandemia de COVID-19 tuvieron un impacto importante en el aumento de los niveles de fraude de todo tipo, incluso en la industria de las telecomunicaciones.

Echemos un vistazo en detalle

El fraude aumenta cada año, independientemente de COVID-19

El fraude de telecomunicaciones se ha vuelto más difícil de prevenir, ya que las tácticas de fraude han evolucionado y la cantidad de estafadores que roban con ataques únicos crece cada año. La pandemia de COVID-19 solo ha aumentado muchas de estas pérdidas..

Es importante tener en cuenta las siguientes estadísticas de 2019:

  • En 2019, un tipo de fraude en las telecomunicaciones, llamado Interconnect Bypass le costó a la industria global de las telecomunicaciones la increíble suma de $2.71 mil millones en ingresos perdidos.
  • Las pérdidas totales de ingresos globales debido al fraude de telecomunicaciones en el mismo año, le costaron a la industria de telecomunicaciones $28.3 mil millones.
Utilizando estas cifras podemos calcular que el 1,86% de los ingresos globales de telecomunicaciones pueden haberse perdido por fraude en 2020.

La industria de las telecomunicaciones generó un estimado de $1.5 billones en ingresos totales en 2020.

Al considerar los ingresos de los principales proveedores como AT&T, Telefónica y Vodafone, podemos poner esto en perspectiva y ver cuánto puede haber perdido cada empresa por fraude en medio de la pandemia de Coronavirus.

  • AT&T: Con $171.8 mil millones en ingresos anuales en 2020, la pérdida potencial de AT&T por fraude fue de $3.1 mil millones.
  • Telefonica Group: $49,2 mil millones en ingresos anuales equivalen a una pérdida potencial de ingresos de $915 millones.
  • Vodafone Group: con $50.000 millones al año, Vodafone puede haber perdido $930 millones a manos de estafadores.
Si bien estas cifras de 2020, por sí solas, son asombrosas, la cantidad que los estafadores toman cada año aumenta continuamente y, por la pandemia de COVID-19, esta se ha visto amplificada aún más.

Pero, ¿cómo exactamente ha cambiado el fraude de telecomunicaciones a lo largo de COVID-19 y qué impacto ha tenido la pandemia en el fraude de telecomunicaciones?

Los efectos de COVID-19 en el fraude de las telecomunicaciones

El COVID-19 ha presentado nuevas oportunidades para que los estafadores aumenten el volumen de ataques exitosos y adapten las técnicas actuales a las nuevas circunstancias que presenta la pandemia.

Las tácticas de phishing por SMS y por voz han sido rediseñadas para aprovechar los temores de la gente de evadir las reglas de confinamiento, la inestabilidad financiera y más.

Veamos en detalle cómo han respondido los estafadores a la pandemia de COVID-19.

El fraude en telecomunicaciones se ha adaptado a COVID-19

Según lo informado por Total Telecom, una encuesta reciente de la industria sobre las experiencias de los operadores durante la pandemia, reveló lo siguiente:

● El 75% de los operadores de telecomunicaciones están experimentando nuevos casos de fraude
● El 61% mencionó que las amenazas a la seguridad de la red han aumentado o han aumentado significativamente desde el inicio de la pandemia COVID-19.
● El 47% dijo que los casos de fraude han aumentado o han aumentado significativamente.
● El 55% dijo que planea adoptar nuevos enfoques para interactuar con los clientes.

Según el Grupo de Fraude y Seguridad de la GSMA (GSMA FASG), los estafadores también han ideado ataques con el tema de COVID-19, dirigidos a consumidores y empleados que han permanecido en casa durante el confinamiento.

Los estafadores también han comenzado a manipular campañas gubernamentales financieras, comerciales y oficiales, en medio de COVID-19, a través de mensajes y canales de voz.

Por ejemplo, a medida que aumenta el volumen de llamadas, ha aumentado el número de hackeo PBX (Private Branch Exchange).

A continuación se muestran algunos ejemplos específicos de cómo los estafadores han respondido a la pandemia:

Phishing por voz (Vishing) y estafas telefónicas

El volumen de ataques de phishing por voz ha aumentado en varios países, dado que las personas pasan más tiempo en casa. GSMA FASG considera que estos ataques aumentarán a medida que continúen los confinamientos y las personas sigan trabajando de forma remota.

En China, específicamente, las quejas de llamadas fraudulentas en medio del confinamiento incluyeron:

  • Delincuentes que se hacen pasar por funcionarios gubernamentales o personal de ventas de empresas de investigación farmacéutica.
  • Estafadores que intentan vender medicamentos falsificados.
  • Hacerse pasar por personal de la Cruz Roja y de otras organizaciones benéficas para solicitar donaciones.
  • Afirmar falsamente que un ser querido ha sido infectado o aislado y solicitar dinero para honorarios hospitalarios u otras asistencias financieras.
Por lo general estos ataques se dirigen a los consumidores.

Robocalls (Llamadas automáticas)

Los operadores encuestados en el estudio GSMA FASG también observaron que las estrategias de este tipo de fraude se han adaptado a COVID-19. El volumen de llamadas que ofrecen pruebas COVID, equipo de protección, oportunidades de trabajo, préstamos y más, según se informa, ha aumentado significativamente.

Los operadores se enfrentan a la tarea de identificar rápidamente los números de origen y bloquearlos. Aunque esto no es tan fácil como parece.

El problema más común aquí es identificar con precisión qué números bloquear, ya que esto puede afectar a llamadas legítimas. Por ejemplo, algunos gobiernos en varios niveles han estado utilizando las llamadas automáticas para proporcionar importantes mensajes COVID-19 a sus electores.

En algunos casos estas llamadas legítimas se han bloqueado. Como resultado, se están creando registros de llamadas para minimizar el etiquetado incorrecto de las llamadas automáticas legítimas. Sin embargo, esto es un enfoque ineficiente que no puede detectar todas las llamadas ilegítimas con una precisión del 100%. Algunas llamadas fraudulentas continúan pasando.

Observaciones de fraude móvil

Debido al bloqueo global, mientras que muchos empleados trabajan desde casa y los gobiernos han implementado restricciones de viaje y venta minorista, los operadores de todo el mundo han observado que el volumen de los siguientes esquemas de fraude se ha reducido sustancialmente:

• Fraude por suscripción
• Fraude en roaming
• SIM swap
• Fraude de subsidio de teléfonos

Sin embargo, los operadores de todo el mundo han observado un aumento en el volumen de otros esquemas de fraude:

• Fraude de PBX

• Arbitraje

La GSMA FASG no pudo concluir definitivamente si el volumen y las estrategias de otros ataques fraudulentos como el Fraude internacional de participación en los ingresos (IRSF) y el fraude de cajas SIM han cambiado. Sin embargo, el tráfico a países específicos ha aumentado sin ninguna explicación.

Por otro lado, el uso de fraude de PBX para llevar a cabo IRSF ha aumentado marginalmente, probablemente debido a la falta de personas en las instalaciones físicas.

La pandemia ha creado otra oportunidad para el fraude de PBX y esquemas similares. Las empresas están ampliando su red VoIP más allá de sus redes locales y conectando trabajadores remotos a través de SIP (Protocolo de inicio de sesión) a su PBX corporativo.

Como suele ser el caso, cuando una empresa implementa rápidamente una nueva infraestructura o servicios, existe la posibilidad de una configuración incorrecta, falta de pruebas suficientes y de pasar por alto medidas de seguridad importantes. Esto deja varias vías de comunicación vulnerables a los ataques.

En términos de arbitraje, ha habido una gran respuesta de los estafadores que se han aprovechado de los aumentos en las asignaciones de datos de los operadores de redes móviles y los cambios en las tarifas.

Cambios en los patrones de tráfico y detección de amenazas

Ha habido muchos cambios en los patrones de uso y los volúmenes en las líneas de comunicación de línea fija y móvil. En primer lugar, como se mencionó anteriormente, ha habido un aumento significativo en el uso de voz y datos y los patrones de uso doméstico se han vuelto más activos durante el día que por la noche.

El tráfico comercial habitual ha disminuido debido a que los empleados ahora trabajan de forma remota.

Los patrones típicos de duración de las llamadas también están cambiando.

Todo esto ha dado lugar a otro problema. Los sistemas de gestión de fraudes de aprendizaje automático se han vuelto menos confiables, ya que estos utilizan el reconocimiento de patrones para detectar y prevenir el fraude. Deben ser "reestructurados" para alcanzar los niveles de eficacia que se tenía antes de la pandemia.

Manténgase protegido con AB Handshake

El fraude está cambiando de forma en medio de COVID-19. Algunos operadores han experimentado un aumento en los ataques de fraude específicos, mientras que otros han experimentado una disminución. Incluso se puede argumentar que el auge y la caída de diferentes esquemas de fraude ha dado como resultado una tasa de crecimiento del fraude que es consistente con las circunstancias habituales, a pesar del bloqueo mundial.

No obstante, la pandemia de COVID-19 ha sacudido a los operadores y los ha hecho más vulnerables en áreas donde antes no lo eran. Los picos inesperados en ataques de fraude específicos y las nuevas circunstancias los han tomado desprevenidos, dando ventaja a los delincuentes para continuar robando miles de millones de dólares cada año.

Las tácticas de los estafadores siguen siendo resistentes y adaptables y el fraude, en cualquier caso, está aumentando.

La pregunta obvia que se han estado haciendo muchos operadores es, "¿cómo podemos mantenernos protegidos?".

Afortunadamente, ahora tenemos las herramientas para detener el fraude en las telecomunicaciones por completo, independientemente de la presión adicional que COVID-19 está ejerciendo sobre nuestra industria.

AB Handshake - Libre de fraudes

Con un aumento repentino de los ataques de fraude en medio de una pandemia mundial desgarradora tenemos, por primera vez en la historia de las telecomunicaciones, un medio no solo para minimizar el fraude, sino para detener definitivamente todas las formas de fraude en las telecomunicaciones y establecer una comunidad mundial libre de fraudes.

Esto hace que sea un momento emocionante para ser parte de esta industria.

El único factor consistente en cada uno de estos esquemas de fraude mencionados anteriormente está en los detalles de sus llamadas en el registro.

Cada vez que un estafador se infiltra en una cadena de llamadas y la manipula de cualquier forma, surge una discrepancia entre los detalles de la llamada de origen y la de terminación. Nuestra capacidad para detener el fraude en las telecomunicaciones depende completamente de nuestra capacidad para detectar manipulaciones y validarlas en tiempo real.

Este es el principio revolucionario sobre el que opera AB Handshake. Su belleza está en su sencillez y eficacia.

La solución es un cambio de estrategia en la industria, ya que se puede detectar incluso los más mínimos signos de un ataque de fraude y detenerlo en tiempo real antes de que se conecte una llamada.

Así es como funciona:

Cada vez que se inicia una llamada entrante o saliente, sus detalles se envían a un registro de llamadas donde se llevan a cabo una serie de procesos de alta tecnología para prevenir el fraude en las telecomunicaciones y garantizar la seguridad de la llamada:

  1. Una vez que se inicia una llamada, el registro de llamadas utiliza el plan de numeración E.164 para enrutar una solicitud de validación, que llega a la red de terminación antes que la llamada real.
  2. A continuación, la llamada se somete a una validación cruzada de ambas redes para detectar incluso formas leves de manipulación.
Este sistema garantiza la protección contra todas las formas de fraude en las telecomunicaciones y no proporciona falsos positivos.

En resumen, cualquier operador que utilice la solución AB Handshake para validar su tráfico de voz puede estar seguro de que todo ese tráfico está completamente libre de fraude, independientemente de si estamos en medio de una pandemia global o no.

Visión de AB Handshake: eliminación de todo tipo de fraude en las telecomunicaciones

La visión de AB Handshake es no solo proteger a los operadores y consumidores de cambios inesperados en el panorama de las telecomunicaciones, como en el caso de la pandemia de COVID-19.

La visión de AB Handshake es la de una comunidad global de operadores que trabajen completamente libre de fraudes.

Cuantos más operadores se unan a la comunidad AB Handshake, validando los detalles de las llamadas en tiempo real y bloqueando los ataques antes de que sucedan, más amplia se vuelve la comunidad libre de fraudes, lo que finalmente deja a los estafadores sin espacio alguno.

Para hacer realidad esta visión, el equipo de AB Handshake se aseguró de que su solución fuera asequible y que se integrara rápidamente a la configuración predeterminada del sistema de cualquier operador, en cualquier parte del mundo.

Para obtener más información sobre la solución y la integración, no dude en echar un vistazo aquí.

Únase a nosotros hoy

El COVID-19 ha revelado que los estafadores se han adaptado a los tiempos y han aprovechado las nuevas circunstancias. La amenaza de fraude en las telecomunicaciones y el problema de las llamadas molestas siguen siendo tan relevantes hoy como siempre.

Lo más importante es que no tenemos que vivir con miedo. AB Handshake resuelve el problema del fraude en las telecomunicaciones, independientemente de las circunstancias.

Hoy tenemos más de 200 operadores en varias etapas de integración. Esto incluye negociación, firma de contratos e incorporación.

Estamos incorporando activamente nuevos proveedores a nivel global y la solución ya está validando el tráfico en vivo a todos los países del mundo.

Manténgase a salvo y si tiene alguna pregunta o desea unirse a la comunidad AB Handshake hoy, contáctenos y uno de nuestros especialistas se comunicará con usted inmediatamente.
Siguiente