Join Us!
We will contact you shortly

Llamada y Corte 2.0 (Wangiri 2.0)

Prevención contra Wangiri 2.0
Protéjase del Fraude con Handshake AB

A medida que las soluciones de protección contra el fraude evolucionan y se vuelven más eficientes y sofisticadas, también lo hacen las amenazas contra las que estas soluciones luchan. El Wangiri 2.0 se introdujo como una evolución del Wangiri original "llamada y corte". En el esquema original de Wangiri, los estafadores llaman a usuarios individuales desde un número falso con tarifa premium y cuelgan antes de que la víctima responda la llamada. Un cierto porcentaje de las víctimas devuelve la llamada y el estafador cobra una parte de la costosa tarifa, gracias a la devolución de la llamada.

Wangiri 2.0 se enfoca en empresas y marcas en lugar de usuarios individuales, confirmando su intención de afectar el servicio al cliente que dichas empresas y marcas ofrecen. Los estafadores de Wangiri 2.0 saben que, a diferencia de los usuarios individuales, las empresas se sienten obligadas a devolver la llamada a sus clientes potenciales. Por lo tanto, activan robots informáticos, los cuales se encargan de llenar formularios de contacto en los sitios web de la empresa, utilizando números internacionales con tarifas premium como números de contacto. El servicio al cliente de la empresa (por ejemplo, call centers o mensajes de voz) se activa mediante el formulario y comienza a realizar llamadas a los números solicitados que tienen precios exorbitantes.

¿Por qué es tan difícil prevenir Wangiri 2.0?

Wangiri 2.0 plantea un desafío importante para la seguridad de las telecomunicaciones. A diferencia del fraude habitual de Wangiri, Wangiri 2.0 solo tiene una "táctica" para atacar al tráfico de voz: la devolución de llamadas. Esto significa que solo hay una posibilidad de bloquear el fraude. Otro tema clave es el volumen de llamadas. Los usuarios individuales pueden ignorar y de hecho ignoran las llamadas de números desconocidos, por lo que en el Wangiri original, los estafadores tienen que generar un enorme volumen de llamadas para obtener una cantidad significativa de devoluciones. Los sistemas de gestión contra el fraude tienen más probabilidades de reconocer estas "oleadas" de llamadas como patrones inusuales y actuar en contra de ellas.

Las empresas, por otro lado, no pueden simplemente ignorar los formularios de contacto, ya que esto podría significar la pérdida de un cliente potencial o crear una experiencia negativa en un cliente legítimo. Por lo tanto, el porcentaje de devolución de llamada en Wangiri 2.0 es mucho más alto que en el esquema original. Los estafadores no necesitan generar tanto tráfico de voz y, además, lo pueden dispersar, lo que les permite permanecer fuera del radar de los sistemas antifraude tradicionales que analizan patrones. Asimismo, debido al alcance de su actividad, las empresas suelen tardar más en darse cuenta de los cargos anormales y tomar medidas.

El desafío se ve agravado por el hecho de que el servicio al cliente de muchas empresas está a cargo de call centers, los cuales normalmente no cuentan con sistemas sofisticados de gestión de fraude. Además, dado que las empresas a menudo no pueden reconocer los contactos fraudulentos en sus formularios, muchas veces los asocian con un mal manejo de ventas.

Debido a estas dificultades, todo tipo de empresas, desde organismos financieros internacionales hasta tiendas online, son víctimas habituales de este tipo de fraude de telecomunicaciones. Una vez realizada la llamada, la empresa no puede hacer mucho. Los operadores de telecomunicaciones generalmente se niegan a reembolsar los costos, alegando que la llamada se realizó voluntariamente y que el servicio se ha prestado en su totalidad. Las empresas victimizadas se ven obligadas a absorber los costos.

Mantenerse un paso por delante de los estafadores

La protección contra los fraudes no puede enfocarse únicamente en prevenir los riesgos que existen en la actualidad; un sistema sólido debe estar listo para enfrentarse a nuevas tácticas de ataque. AB Handshake hace exactamente eso. La comunidad AB Handshake es un grupo de empresas que con un "apretón de manos" común logra validar todas y cada una de las llamadas entrantes y prevenir todo tipo de fraude, actual y futuro.

AB Handshake tiene una clara ventaja en la lucha contra nuevas amenazas como Wangiri 2.0. A diferencia de los sistemas tradicionales de prevención de fraude, AB Handshake no se basa en muestras o patrones, que no son efectivos para identificar Wangiri 2.0.

En cambio, el operador de origen envía una solicitud de verificación directamente al operador de destino y el conmutador de destino envía los detalles de la llamada al registro de llamadas de destino. Si la llamada no se puede verificar en todos los puntos, se bloquea en tiempo real, antes de que se cobre a la empresa. Puede activarse en la infraestructura existente de las empresas de telecomunicaciones y ajustarse para adaptarse a las políticas tanto del operador de red como del cliente.

Con AB Handshake, las empresas no tienen que absorber los costos de Wangiri 2.0 y otras amenazas emergentes, simplemente pueden prevenirlas.

Learn about other fraud types we protect from:

Solicitar el diagrama de flujo de llamada
Descargar White Paper
Lo enviaremos directamente a su email